FANDOM


De los dioses más antiguos un mestizo llegará a dieciséis en contra todo lo predicho.
En un sueño sin fin el mundo verá.
El alma del héroe, una hoja maldita segará.
Una sola decisión con sus días acabará.
El Olimpo preservará o asolará.

–El Oráculo recitando la Gran Profecía.

Oráculo.jpg

El Oráculo, en la novela gráfica de El ladrón del rayo.

El Oráculo de Delfos es el espíritu encargado de recitar las profecías de Apolo. El actual oráculo es Rachel Elizabeth Dare.

Historia

Al igual que los dioses, el espíritu del Oráculo se fue moviendo de acuerdo con el transcurso de la civilización occidental. El espíritu habitaba en los cuerpos de doncellas humanas que tenían el don de la vista clara, y cuando a estas les llegaba el momento de morir el espíritu pasaba a otra huésped. El mismo proceso se repitió hasta la muerte de Maria di Angelo, una amante de Hades, justo antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. El Oráculo había recitado la Gran Profecía, alegando que un hijo de Zeus, Poseidón o Hades tomaría una decisión que salvaría o destruiría el Olimpo. Para no correr ningún riesgo, Zeus le ordenó a Hades que sus dos hijos, Bianca y Nico di Angelo, fueran enviados al Campamento Mestizo para su entrenamiento y seguridad. Sin embargo, Hades creyó que era una trampa y que en realidad los asesinarían. Así pues, desesperado, Hades intentó convencer a Maria de llevarlos al Inframundo con él, prometiéndole tener su propio palacio, pero está consideraba que ese no era un lugar adecuado para criar a los niños. En el intento de convencerla, Zeus se enfadó con Hades por desobedecer sus órdenes e intentó matarlos. Solo consiguió acabar con la vida de Maria. Hades quedó devastado y furioso con Zeus.

Poco después, el Oráculo se presentó ante Hades, y este la culpó por la muerte de Maria. El Oráculo alegó que el poder de Delfos la protegía, y que ella le había advertido que ocultará a sus hijos con anterioridad. Sin embargo, Hades creía que todo era su culpa debido a su profecía, y debido a que no podía matarla, decidió maldecirla: el espíritu del Oráculo jamás podría pasar a otro huésped, incluso después de la muerte, si no que nunca se iría, y continuaría recitando profecías hasta que su cuerpo marchito se disolviera en polvo. Desde ese entonces, el Oráculo ya no podía cambiar de huésped, y después de su muerte, la única persona que lo sabía era Hades. En una ocasión, May Castellan intentó ser la nueva huésped del espíritu del oráculo de Delfos. Mientras que Quirón la animó a hacerlo, Hermes (su amante) protestó en contra de ello, ya que parecía que la humanidad había perdido el poder para mantener el espíritu. Sin embargo, May quería intentarlo aún sabiendo los riesgos. Cómo resultado de la maldición de Hades, May terminó volviendose loca, y vislumbró el horrible futuro de su hijo, Luke. El cuerpo marchito del Oráculo continuó recitando profecías en el Ático de la Casa Grande, y a nadie más se le permitió tratar de poseerlo de nuevo, hasta que Rachel Elizabeth Dare si fue capaz (supuestamente porque Hades quitó la maldición), y se convirtió en la nueva huésped del Oráculo.

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo

El ladrón del rayo

Oracle GN.jpg

El Oráculo, en la novela gráfica de El ladrón del rayo.

El Oráculo es visto por primera vez cuando Quirón le dijo a Percy que debía obtener una profecía antes de ir en una búsqueda. Luke le explicó que no había habido una misión desde que su propia misión ocurrida dos años antes hubiera fracasado, y también se reveló que el Oráculo le había dicho a Quirón que Annabeth no podría ir en una misión hasta que alguien especial llegase, lo que llevó a Annabeth a pensar que cualquiera persona nueva en el campamento podría tratarse del presagio que había estado esperando. Cuando Percy subió al Ático de la Casa Grande, se encontró con el cadáver en descomposición del Oráculo. Cuando le preguntó cuál era su destino, el Oráculo comenzó a cobrar vida mientras hablaba de una profecía que le decía que fuera hacia el oeste, y se enfrentase el dios que se había revelado. La última línea de la profecía hizo pensar a Percy que fallaría, pero Quirón le dijo que las profecías generalmente tenían doble sentido, y no había que pensar en ellas demasiado.

El mar de los monstruos

A Clarisse se le permitió recibir una profecía del Oráculo por el jefe del campamento de ese momento, Tántalo. Se dice que el Oráculo le dio a Clarisse una misión para buscar el Vellocino de Oro en el Mar de los Monstruos.

La maldición del titán

Cuando Percy volvió al Campamento Mestizo después que Annabeth hubiera sido capturada por el Dr. Espino, se enfrentó al Oráculo y le exigió que le diera una profecía que le permitiera encontrar a Annabeth. Sin embargo, el Oráculo permaneció inmóvil, y no dijo ni una palabra. Percy, enfadado, murmuró que iba a encontrar una manera de salvarla por sí mismo.

Durante un juego de capturar la bandera entre los campistas y las cazadoras de Artemisa, Percy y Thalia comenzaron a pelear. Pero antes de que las cosas pudieran ir más lejos, Percy divisó al Oráculo caminando hacia una de las cazadoras, Zoë Belladona, y detuvo sus ataques. El Oráculo le dio a Zoe una profecía para encontrar a su señora, Artemisa, y sólo tendrá éxito si las cazadoras y los campistas trabajaban juntos. Cuando el Oráculo volvió a quedarse inmóvil, Percy y Grover fueron los encargados de llevarla de nuevo al ático. Mientras la subían por las escaleras, Percy accidentalmente golpeó su cabeza contra el marco de la puerta, y la revisó para chaquear que no hubiera ningún hueso roto.

La Batalla del Laberinto

Una vez más, el Oráculo no es visto, pero le dio a Annabeth una profecía para que pudiera viajar en el laberinto y encontrar al inventor Dédalo. La profecía también le dijo que iba a perder un amor por algo peor que la muerte, pero Annabeth evitó mencionarlo cuando Quirón le preguntó al respecto; alegando que se había olvidado de la línea.

El último héroe del Olimpo

Yo preveo el futuro. No puedo cambiarlo.

–El Oráculo.

Rachel Elizabeth Dare.jpg

Rachel Elizabeth Dare, el actual Oráculo.

Cuando Percy regresó al campamento después de pasar algún tiempo con su padre Poseidón en la Atlántida, le dijo a Quirón que estaba listo para escuchar la Gran Profecía. Percy, junto con Annabeth, subieron al ático y Percy le preguntó por qué estaba muerta. Sin embargo, Annabeth le pidió en su lugar que les recitara la Gran Profecía. Percy esperaba que sucediera algo increíble, pero ese no fue el caso. Durante los acontecimientos de la Batalla de Manhattan, los poderes del Oráculo llamaron a Rachel Elizabeth Dare, una mortal que podía ver a través de la niebla, y que había ayudado a Percy y Annabeth en el Laberinto. Rachel comenzó a tener visiones de la batalla, y voló a la ciudad de Nueva York en medio de la batalla para comunicarle a Percy que él no era el héroe de la gran profecía. También había tenido una visión sobre un drakon, diciendo que era su destino era ser asesinado por un hijo de Ares. Percy también tuvo varias visiones del Oráculo en el pasado, y de cómo este fue maldecida por Hades.

Mientras Rachel hablaba con Hestia, Rachel finalmente entendió sus visiones, y decidió convertirse en el nuevo Oráculo. Después de la batalla, Rachel montó en Blackjack, y voló hacía el Campamento Mestizo, donde fue capaz de albergar el espíritu del Oráculo. Poco después, comenzó a recitar la Segunda Gran Profecía.

Los héroes del Olimpo

El héroe perdido

Durante la fogata en el campamento, varios campistas le preguntaron a Rachel, la nueva Oráculo, si los acontecimientos de la Profecía de los Siete iban a suceder. Rachel les respondió que si, y comenzó a repetir la profecía, la cual Jason terminó de recitar en latín, para gran sorpresa de todos. Rachel también comenzó a hablar de una nueva profecía a Jason, diciéndole que debían rescatar a Hera de una celda. Después de decirla, Rachel se derrumbó, pero un grupo de semidioses que parecían estar preparados, colocaron un cojín bajo ella antes de que tocase el suelo.

El hijo de Neptuno

Percy le preguntó a Octavian si el Campamento Júpiter tenían un Oráculo para darles profecías. Octavian sarcásticamente le dijo que "estaban libres de los oráculos", y que era una "idea linda", debido a que los romanos utilizaban los augurios en su lugar.

La sangre del Olimpo

Después de que las fuerzas de Gaia tomaron Delfos, el Oráculo dejó de funcionar, y Apolo y sus hijos no fueron capaces de prever nada del futuro. Apolo confirmó que no tenía el control absoluto sobre el Oráculo o sus profecías, a pesar de ser el dios del oráculo. También mencionó que estaba a cargo del Oráculo, pero que no siempre entendía lo que significaban las profecías, ya que estas simplemente "salían", indiferentes de si Apolo quería o no.

Juramento

ApolloG.jpg

Apolo, dios de los oráculos.

En El último héroe del Olimpo, Rachel tuvo que hacer un juramento a Apolo antes de poder asumir el espíritu del oráculo. Se presume que todas las doncellas que quieran asumir el espíritu deben hacer el mismo juramento a Apolo. El juramento es el siguiente:
Aceptó este papel. Me comprometó a Apolo, dios de los oráculos. Abró los ojos hacía el futuro y abrazó el pasado. Aceptó el espíritu de Delfos, la Voz de los Dioses, Orador de Adivinanzas, Vidente del Destino.

Habilidades

El Oráculo tiene el poder de recitar las profecías de Apolo, y es capaz de ver el destino de los demás. Sin embargo, mientras el Oráculo puede ver el futuro, sus huéspedes no siempre recuerdan lo que dijieron mientras estaban poseídos por el espíritu. La magia del Oráculo para predecir el futuro se origina de la tierra de Delfos, y si esa magia es bloqueada de alguna manera, el oráculo, Apolo, y cualquier otra persona con el poder de la profecía perderá la capacidad de predecir el futuro.

Película

Percy Jackson y el Mar de los Monstruos

A pesar de no aparecer en la primera película, el Oráculo si aparece en la segunda. Ella le muestra a Percy la historia de Cronos, y lo envía en su búsqueda.

Trivia

  • Gea fue la primera diosa en poseer el Oráculo de Delfos.
  • En total hay cuatro Oráculos (pero sólo el de Delfos se menciona en la saga), cada uno perteneciente a un determinado titán: el Oráculo de Delfos estaba en manos de Febo (antes de pasarlo a Apolo), el oráculo de Dodona, a manos de Díone, el Oráculo de Ftiótide, en manos de Tea, y el Oráculo de Lebadeia, en manos de Mnemósine y Temis.
  • Se presume que los poderes del Oráculo son similares a los de las Parcas.
  • Cuando un semidiós va a visitar al Oráculo, la experiencia puede llegar a ser tan traumatizante que pueden volverse locos, entrar en coma, o posiblemente morir por lo realista de las imágenes.

Galería

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar