FANDOM


Hera   Juno    
Darte las respuestas harán que esas respuestas no sean válidas, esa es la forma de actuar de las Parcas. Debes forjar tu propio camino para que signifique algo. Ustedes tres me han sorprendido. No lo habría creído posible...

–Hera a Jason, Leo y Piper, en El héroe perdido.

Hera es la diosa griega de la familia, el matrimonio, la maternidad y las mujeres, hija de Cronos y Rea. Su hermano menor y marido es Zeus, por lo tanto es la reina del Olimpo. Su contraparte romana es Juno. Es interpretada por Erica Cerra en la adapatición cinematográfica de El ladrón del rayo.

Historia

Nacimiento y rescate

Hera fue la hija menor de Cronos, rey de los titanes, y de su hermana/esposa, Rea. Nació después de sus hermanas Hestia y Deméter, quienes fueron devoradas por su padre. Su madre, Rea, pensó que quizás Cronos no lo devoraría porque era una bebé muy hermosa, inclusive más que sus hermanas, pero al ser una diosa, Cronos estaba temeroso de que algún día podría derrocarlo, y rápidamente procedió a tragársela también. Por lo tanto, pasó su infancia en el estómago de su padre junto con sus hermanas, y sus hermanos, Poseidón y Hades. Rea le suplicó a Cronos que vomitará a sus hijos, pero sin éxito, ya que ni siquiera el gran amor que Cronos sentía por ella fue suficiente para dominar a su naturaleza egoísta y malvada. Cuando Rea dio a luz a su último hijo, Zeus, engaño a Cronos con una roca, y envió a su hijo en secreto a Creta, muy lejos del Monte Otris.

Cuando Zeus creció, se infiltró con éxito en el palacio de Cronos como su copero. Una noche, cuando Cronos cenaba con sus hermanos y sobrinos, Zeus preparó un néctar mezclado con poción para dormir para los titanes, y un emético potente para Cronos. Zeus entretuvo a todos con sus cantos, bailes y bromas, y cerca del final del banquete, Zeus animó a todos los titanes a realizar un concurso de bebidas, y repartió las copas preparadas. Al igual que siempre, Cronos ganó el concurso, pero el emético le hizo vomitar a todos los hijos que había devorado. Los cinco habían estado creciendo sin digerir en el estómago de Cronos, al ser inmortales. Zeus, junto con sus hermanos, escaparon rápidamente del Monte Otris. Hera y los otros dioses aceptaron a Zeus como su líder, y le declararon la guerra a su tiránico padre. Sin embargo, los titanes les superaban en armamento, y los dioses ni siquiera tenían armas, por lo que accedieron a ayudar a Zeus a liberar a sus tíos cíclopescentimanos del Tártaro.

Rescate de los Cíclopes y Centimanos

Su hermano, Hades, descubrió que era muy hábil moviéndose por debajo de la tierra, por lo que fue capaz de guiarlos hasta el Tártaro (a través de una red de túneles en el Inframundo). Allí, en la zona de máxima seguridad, encontraron encancerlados a los cíclopes y centimanos. Su carcelera, Campe, era el monstruo más feroz y temible del Tártaro, e incluso Zeus, Poseidón y Hades se estremecieron de horror al verla por primera vez. Sin embargo, y eprovechando la ausencia momentánea de Campe, Zeus logró hablar con el cíclope Brontes, y le prometió liberarlos, pero antes tendrían que forjar armas para él y sus hermanos, puesto que no tenían ninguna. A espaldas de Campe, los tres cíclopes forjaron tres armas increíblemente poderosas: el Rayo Maestro, tomado por Zeus, un Tridente, tomado por Poseidón, y el Yelmo de Oscuridad, tomado por Hades. Con su nueva arma, Zeus destruyó a Campe, mientras que Poseidón hizo añicos las cadenas de los cíclopes y los centimanos para liberarlos. Por haberlos liberado, los seis prometieron ayudarlos en su guerra contra los titanes.

Primera Guerra Olímpica

Poco después de su regreso del Tártaro, Hera y sus hermanos declararon oficialmente la guerra a Cronos y a los titanes, lo que dio resultado a la Primera Guerra Olímpica, la cual duro 10 largos años. Los cíclopes forjaron un poderoso cetro de oro con una flor de Loto para Hera, que valientemente blandió en la batalla contra los titanes. Los titanes inicialmente tenían ventaja, ya que eran guerreros mucho más experimentados, pero a medida que pasaban los años, los dioses se convirtieron rápidamente en guerreros expertos, y finalmente prevalecieron. Mientras se preparan para la batalla final, Hera y sus hermanos subieron al Monte Olimpo (la montaña más alta de Grecia después del Monte Otris), y Zeus utilizó su Rayo para cortar la parte superior del monte Otris y demoler el palacio de Cronos. Poco después, los dioses invadieron las ruinas del Monte Otris, y los cíclopes capturaron a Atlas, Hiperión, Jápeto, Críos y Ceo. Los cíclopes obligaron a los titanes a arrodillarse ante Zeus, Poseidón y Hades. Zeus tomó la guadaña de su padre, y cortó a Cronos en mil pedazos, antes de echarlo al Tártaro, junto con el resto de sus seguidores (excepto Atlas, quien se vio obligado a sostener el peso cielo como castigo).

Después de la batalla, los dioses eligieron el monte Olimpo como su residencia oficial, y los cíclopes construyeron magníficos palacios para todos ellos. Como resultado, los dioses comenzaron a llamarse a sí mismos los olímpicos. Poco después, sus hermanos se dividieron el mundo entre ellos: Hades recibió el Inframundo, Poseidón los mares y océanos, y Zeus los cielos, y se convirtió en el rey del monte Olimpo y los dioses. En cuanto a Hera, se convirtió en la diosa del matrimonio, la maternidad y el amor familiar.

Vida con Océano y Tetis

Como la diosa más bella del Olimpo (antes del nacimiento de Afrodita), Hera era deseada por muchos dioses y titanes. Sin embargo, tenía un temperamento feroz e infame y reprendía a cualquiera que intentara cortejarla. Como resultado, su madre decidió enviarla con su tíos Océano y Tetis para que aprendiera a dominar su temperamento y actuar de forma madura. Hera pasó varios años felices con ellos, lejos del monte Olimpo. Después de ver el tan estable y amoroso matrimonio de Océano y Tetis, Hera decidió luchar con su personalidad para tener uno propio. Aunque al final Hera logró dominar su infame temperamento, cuando regreso muchos dioses aún desconfíaban y no se atrevían a coquetear abiertamente con ella.

Matrimonio con Zeus

Poco tiempo después de su regreso, Hera llamó la atención de Zeus. Aunque Hera tenía fuertes sentimientos hacía él, se negó a dejarse ser otra conquista suya. Sin embargo, Zeus era muy terco y no se rindió. Utilizó sus excelentes habilidades de canto y baile para entretenerla y cortejarla, pero Hera no quiso ceder. Entonces Zeus hizo una apuesta con Hera, de que si alguna vez ella confesaba su amor por él, se convertiría en su esposa.

Zeus

Zeus, su esposo.

Unos días más tarde, Zeus provocó una gran tormenta alrededor del Olimpo, y astutamente se disfrazó como un cuco lesionado. Con la forma de un cuco, voló hacía la recámara de Hera, justo cuando está estaba cerrando sus ventanas, y cayó sobre el suelo de mármol. La diosa, pensando que era una criatura indefensa, lo tomó en sus brazos, le secó y le dio un poco de néctar. A la mañana siguiente, el cuco seguía en su recámara, y frotó cariñosamente su pico contra el dedo de Hera. Hera, quien le había tomado cariño, ​​suavemente lo acurrucó en sus brazos. En ese instante, el cuco se transformó en Zeus. A pesar de estar indignada por su engaño, Hera quedó muy impresionado por la inteligencia e ingenio de Zeus, y finalmente aceptó convertirse en su consorte con la condición de que si se casaba con él, Zeus se mantendría fiel a su matrimonio. Su boda (descrita como la boda más magnífica y grandiosa de la historia) se llevó a cabo en una espectacular celebración en el Olimpo, a la cual asistieron muchos dioses y titanes aliados. Zeus y Hera llegaron en un enorme carro de oro, dirigidos por Eos (quien iluminaba a la novia y al novio con una luz rosada brillante), y la ceremonia fue conducida por las mismas Parcas.

Zeus y Hera recibieron grandes regalos de todos sus invitados, pero el favorito de Hera fue un magnífico árbol de manzano con manzanas de oro que recibió de su abuela Gaia. Para cuidar de su árbol, Hera empleó a las Hespérides, unas ninfas hijas del titán Atlas, pero como Hera no confiaba mucho en ellas, contrato a un feroz dragón con cien cabezas, Ladón, como guardián extra. La pareja vivió muy feliz durante 300 años y tuvieron cuatro hijos: Ares (dios de la guerra), Enio (diosa de la guerra y gemela de Ares), Hebe (diosa de la Juventud), Ilitía (diosa de los partos) y Hefesto (dios del fuego y los herreros). Sin embargo, con el tiempo Zeus comenzó a tener sus primeras aventuras extramatrimoniales. Hera, furiosa y frustrada con su infidelidad, dedicó la mayor parte de su tiempo vigilando a Zeus, así como también haciendo la vida de sus amantes e hijos ilegítimos miserable. Hera odiaba profundamente a Hércules, a quien trató de matar varias veces. Sin embargo, después de Hércules fue deificado, Hera hizo las paces con él, y se convirtió en su suegra ya que este se casó con su hija, Hebe.

Incidente con Ixión

Ixión fue el primer mortal que visitó el Olimpo y aparentemente también fue el primer humano que se dio cuenta de que se podía matar a otros humanos en batalla. Los dioses estaban tan impresionados, que Ixión les enseño a pelear con otros humanos con una espada en lugar de simplemente arrojarles rocas o gruñirles, y posteriormente le invitaron a un banquete en el Olimpo. Ixión comenzó a pensar que los dioses eran sus amigos, sus "compadres", lo que resultó ser un terrible error. Durante toda la noche, Ixión le hizo ojitos a Hera, ya que era la dama más hermosa en la mesa. Zeus estaba tan ocupado en la fiesta que no se dio cuenta o mucho no le importaba. Finalmente, Hera se sintió tan incómoda por Ixión que se excusó del banquete. A su vez, Ixión erróneamente lo tomó como su "señal" para seguirla y después de unos minutos se excusó con el pretexto de ir al baño.

Ixión encontró a Hera en uno de los balcones del palacio observando las nubes y se acercó a ella. Percy mencionó que probablemente Hera le hubiera transformado en un caracol o en algo baboso, pero quedó tan sorprendida por el atrevimiento de Ixión que no hizo nada. Ixión trató de besarla, pero Hera lo empujó y salió corriendo hasta su habitación. Cuando se hubo calmado, comenzó a pensar en su venganza. Podía castigar a Ixión ella misma, pero Hera decidió decírselo a Zeus para que este se pusiera celoso al menos una vez y tuviera que defender su honor. Cuando regresó a la cena, se llevó a Zeus a un lado y le contó lo ocurrido. Sin embargo, Zeus declaró que Ixión era su invitado y que no podía incinerarlo sin una buena prueba. Hera se enfadó con Zeus, pero este la calmó diciéndole que tenía un plan. Creó una nube y le dio la forma de Hera, para ver que hacía Ixión. Luego volvió a la cena con la falsa Hera y tan pronto como Zeus se fue, Ixión comenzó a coquetear con ella, y la falsa Hera le siguió el juego. Ella le instó a seguirla por el palacio y una cosa llevó a la otra.

A la mañana siguiente, los dioses se sorprendieron al ver que Ixión se había quedado y cuando le preguntaron el por qué, Ixión respondió que Hera lo había invitado a quedarse y comenzó a decir que Hera lo prefería sobre Zeus. Justo en ese momento, Zeus entró caminando silenciosamente al salón y ninguno de los dioses se quejó por el castigo que recibió este. Zeus convocó una rueda de un carro y ató a Ixión a los radios. Luego le prendió fuego y arrojó la rueda al cielo como un disco volador. Ixión se volvió inmortal, pero sólo para que pudiera sufrir una eterna agonía. Todavía sigue flotando en órbita, en llamas y gritando: "¡Hera! ¡Pensé que te gustaba!". Ixión tuvo un bebé con la falsa Hera, llamado Centauro, quien luego se enamoraría de una yegua y sería el padre de los centauros.

Relación con Hefesto

Hephaestush

Hefesto, su hijo, dirigiéndose al Olimpo en un burro.

Su último hijo fue Hefesto, a quien de alguna forma dio a luz ella sola. Cuando Hera vio la apariencia fea y antiestética de su hijo, le arrojó del Olimpo para evitar las burlas de los demás dioses. Hefesto cayó al mar, donde fue encontrado y criado por Tetis. Sin embargo, su acto de crueldad marcaría a Hefesto de por vida y este buscaría venganza de su madre. Después de pasar nueve años bajo el mar con Tetis, Hefesto finalmente volvió al Olimpo montado en un burro. Mientras cabalgaba hacía el Salón del Trono, todos los dioses (especialmente Hera) se sorprendieron al verlo. Hefesto había traído con él nuevos y magníficos tronos para todos los dioses. El trono de Hera estaba hecho de adamantio y brillaba como diamantina pura.

Impresionada, Hera rápidamente se sentó en él, pero al hacerlo fue fuertemente atada por cadenas invisibles e irrompibles. Las cadenas agarraron a Hera con tanta fuerza que no podía respirar, y todo el ícor divino en sus venas se fue a sus brazos y piernas. Ares y Hermes trataron de convencer a su hermano para que liberara a su madre, pero este se negó rotundamente. Por último, Dioniso decidió tomar el asunto en sus propias manos. Dioniso comenzó a visitar la fragua de Hefesto de vez en cuando y charlaba pacíficamente con él. Los dos dioses se convirtieron rápidamente en amigos, y una semana después, Dioniso le llevó vino, y finalmente convenció a un Hefesto fuera de sí para que perdonara a Hera. Después de liberarla, Hefesto y Hera hicieron las paces.

Castigo de Hera

Hera, enfurecida por la constante infidelidad de su marido, decidió iniciar el primer (y último) motín contra Zeus. Logró ganarse el apoyo de Poseidón, Apolo y Atenea, y esa misma tarde, los dioses se encondieron se escondieron en el pasillo adyacente a las cámaras reales de Zeus, a la espera de la señal de Hera. Tan pronto como Zeus se hubo quedado dormido, los cuatro rápidamente lo ataron con irrompibles y apretadas cadenas de oro. Incluso encadenado y completamente inmovilizado, Zeus era muy intimidante. Poseidón intentó razonar con su hermano, y le exigió que fuera un mejor gobernante. Pero como Zeus se negó, Hera decidió dejarlo encadenado en su despacho hasta que estuviera de acuerdo. Poco después, los cuatro partieron hacía el Salón del Trono, donde organizaron una reunión democrática, que resultó ser una tarea muy engorrosa.

Las bramidos de Zeus fueron escuchados por Tetis, y después de convencerlo de que sería misericordioso con los dioses que lo encadenaron, Tetis fue a buscar a Briares, su tío centimano, para ayudar a liberarlo. Briares estuvo más que feliz en salvar a Zeus, debido a que le debía su libertad por haberlo rescatado del Tártaro. Briares lo liberó, después de lo cual Zeus tomó su Rayo Maestro e irrumpió en el Salón del Trono, terminando violentamente la reunión. Zeus se mantuvo fiel a su palabra, y fue misericordioso hacia los cuatro dioses, pero todos fueron castigados. Pero fue Hera quien recibió el castigo más severo de todos: Zeus la encadenó justo encima del aterrador vacío de Caos, y cada día, este la visitaba y la amenaza con hacerla caer al vacío. Hefesto podía oír los lamentos de su madre desde el Olimpo, cosa que le enfureció, pues no podía soportar oír su sufrimiento de un castigo tan severo. Como resultado, él la liberó. Hera, con lágrimas en sus ojos, le abrazó, y se comprometió a no volver a llamarlo feo nunca más.

Guerra de Troya

Todos los dioses y diosas fueron invitados a la boda de Peleo y Tetis (que luego serían padres de Aquiles). Pero la diosa Eris no fue invitada debido a su naturaleza problemática. Enojada, Eris apareció en la fiesta con la Manzana de la Discordia, una manzana dorada con la palabra kallisti (‘para la más hermosa’ o ‘para la más bella’) inscrita, que arrojó entre las diosas provocando que Afrodita, Hera y Atenea la reclamasen para sí, iniciándose una riña. Zeus, para no tener que elegir entre las diosas, encargó ser juez a Paris. Cada una de las tres diosas intentó sobornarle para que la eligiera: Hera le ofreció poder político, Atenea le prometió destreza militar, y Afrodita le tentó con la mujer más hermosa de la tierra, Helena. Siendo Paris un joven apasionado, y aunque no se sabe cuánto tiempo meditó sobre la cuestión, terminó por conceder la manzana a Afrodita, raptando luego a Helena y provocando así la Guerra de Troya.

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo

El ladrón del rayo

Hera es mencionada por Grover, cuando le explicó a Percy que su cabaña estaba vacía porque sólo era una cabaña honoraria, pues, siendo la diosa del matrimonio, Hera no iba por ahí teniendo asuntos con mortales como su marido, y no podía tener hijos semidioses

La Batalla del Laberinto

Hera aparece en el Laberinto, cuando Jano le pide a Annabeth que elija entre dos puertas. Ella les proporciona comida y bebida a Percy, Annabeth, Grover y Tyson, y también les dice que les puede concedir un deseo. Annabeth le pide que les diga dónde está el taller de Dédalo, aunque Hera responde que Percy ya lo sabía. También la diosa les dio pase libre a través del Rancho Triple G, guiando la flecha de Percy que atravesó el corazón de Gerión. Sin embargo, después de escuchar a Hefesto contarles la historia de cómo Hera le arrojó del Olimpo, Annabeth la acusó de sólo querer una familia perfecta, y afirmó que Hera no prestaba atención a su hermano mayor, Hades y a su familia. Furiosa, Hera le advirtió a Annabeth que se arrepentirá de ser tan irrespetuosa hacia ella. Se reveló que Hera maldijo a Annabeth para que sus animales sagrados, las vacas, la molestaran durante todo el año.

El último héroe del Olimpo

Hera se unió a los demás dioses en su batalla contra el gigante Tifón en la Batalla de Manhattan. Mientras tanto, cuando el Olimpo comenzó a desmoronarse, una estatua gigante de Hera casi cayó encima de Annabeth, pero fue empujada fuera del camino por Thalia, y en represalía, la estatua cayó sobre las piernas de esta, impidiéndole moverse. Annabeth asumió que Hera estaba tratando de matarla, aunque esto sólo podría haber sido una reacción algo exagerada de la advertencia que le hizo la diosa en el Laberinto. Cuando hubo terminado la batalla, Hera, aunque algo desdeñosa, los felicitó por su triunfo. También pareció obligar a Ares a darles las gracias, demostrando que estaba agradecida con ellos a pesar de su aversión general a los semidioses. 

Los héroes del Olimpo

El héroe perdido

La diosa es secuestrada para despertar a Gaia madre de los titanes y esposa de Urano, los poderes de la diosa hera ayudaron a despertar a Porfirio el cual fue creado para destruir a su marido Zeus. Al final Piper McLean y Leo Valdez rescatan a la diosa hera de la jaula donde la tienen atrapada lo cual cumple una parte de la profesia a Jason para esta mision "La forja y la paloma deberàn abrir la jaula". Cabe destacar que la diosa hera fue secuestrada por la influenza Quíone, diosa de la nieve e hija de Bóreas, dios del viento del norte.

En este libro se descubre que Jason Grace fue regalado a Hera como una oferta de paz con Zeus ya que era el segundo semidios nacido de la misma familia. Asi pues la diosa Hera le roba sus recuerdos a los 15 años para que este conociera a Piper y Leo, sin que sintiera rivalidad por ellos que eran semidioses griegos y el romano. Tambien esta al cuidado de Leo valdez cuando pequeño ya que sabe que en un futuro el la salvara de algo importante.

La Marca de Atenea

De acuerdo con Némesis, a causa de los enfretamientos habidos entre los semidioses griegos y romanos, los dioses se enfurecieron con Hera, y la culparon de la inminente guerra civil, por lo que ella huyó del Olimpo. Némesis también afirmó que debido a eso, no podían esperar ninguna ayuda de Hera, y en su lugar, les ofreció su ayuda.

Personalidad

A primera vista, Hera parece ser una diosa maternal, muy probablemente debido a que es la diosa de las mujeres y el matrimonio, pero no siempre fue así. De acuerdo con Percy Jackson's Greek Gods, inicialmente Hera tenía un temperamento tan feroz e infame que su madre Rea la envió con sus tíos, Océano y Tetis, para que aprendiera a dominar su temperamento y actuar de forma madura. La pareja la crió durante varios años llenos de pura felicidad. Gracias a esto, Hera fue capaz de dominar y mantener su temperamento bajo control. Sin embargo, todavía conserva un orgullo excesivo y es extremadamente agresiva cuando es provocada, insultada, o sobre todo cuando su esposo le es infiel. Tanto es así, que incluso el propio Zeus le tiene miedo cuando está furiosa. Odia a las amantes y a los hijos ilegítimos de su marido, y por lo general trata de hacer sus vidas tan miserables como le sea posible. Parece tener una extraña habilidad para descubrir las numerosas aventuras amorosas de Zeus, y de vez en cuando les frustra los planes e incluso le ha engañado para conseguir lo que ella quiere. Aún así (y gracias a la terapia de pareja), Hera siempre se reconcilia con Zeus a pesar de su infidelidad desenfrenada.

Según su hijo Hefesto, a Hera sólo le gustan las "familias perfectas" y lo arrojó del Olimpo en cuanto vio lo feo que era al nacer. Cómo resultado, Hefesto guardó rencor hacía su madre por muchos años. Sin embargo, a pesar de sus numerosos defectos, Hera tiene un lado algo decente y respetable. Por ejemplo, tal como se revela en Percy Jackson's Greek Gods, después de Hefesto la hubiera rescatado del vacío del Caos, Hera, con lágrimas en los ojos, le abrazó y se comprometió a nunca volver a llamarlo feo. Hera también parece ser plenamente consciente de la importancia de sus deberes como reina del Olimpo y de los dioses, y llegó a expresar su tristeza por la pérdida de fe y el egoísmo demostrado por los dioses menores, y también alentó a Percy y a los demás a sobrellevar las peleas y el caos y a seguir creyendo. Otro ejemplo de su extrema dedicación a sus deberes familiares se demuestra en El héroe perdido, donde se reveló que desafió la voluntad de su marido e ideó un plan para unir a los semidioses griegos y romanos a pesar de su aversión hacía los semidioses, con el mero fin de salvar a su familia y la civilización occidental.

Hera también admitió a Jason que secretamente envidiaba a los otros dioses por tener hijos semidioses, alegando que ellos les ayudaban a entender el mundo de los mortales mejor de lo que ella podría hacerlo jamás, y que nunca iba a poder tener ningún hijo semidiós debido a que como la diosa del matrimonio no estaba en su naturaleza ser infiel. Es por esta razón, que a menudo se muestra amarga hacia todos los semidioses, pero también es por esa misma razón que se muestra misericordiosa donde los otros dioses no pueden, como fue el caso de Jason.

Apariencia

HeraGG

Hera, en Percy Jackson's Greek Gods.

En Percy Jackson's Greek Gods, se la describe como la hija más hermosa de Cronos y Rea: cabello largo y negro al igual que el regaliz, un rostro tan majestuoso e inaccesible como la de una supermodelo en una pasarela de moda, y grandes ojos marrones en los cuales "uno podría perderse". En La maldición del titán, es descrita como una hermosa mujer de cabello plateado trenzado sobre un hombro, y un vestido que brillaba como las plumas de un pavo real.

En La Batalla del Laberinto, se la describe como alta y elegante, con cabello marrón chocolate trenzado con cintas de oro, ojos que brillaban con poder, una sonrisa radiante, y un sencillo vestido blanco de tela, el cual brillaba con colores como el aceite sobre el agua cada vez que se movía. Percy también señaló que, en su forma humana, tenía la apariencia de una madre normal. En El héroe perdido, Jason la describe como "terrible y hermosa a la vez", con los brazos adornados con joyas de oro, y una corona de oro que brillaba en su largo cabello negro. En El hijo de Neptuno, Hera -como Juno- es descrita como un radiante diosa de siete pies de altura con un vestido azul, un manto de piel de cabra sobre sus hombros, y un rostro sereno y masjetuoso, mientras que en su mano llevaba un cetro con una flor de loto. En La sangre del Olimpo, Hera -de nuevo como Juno- es descrita como una mujer de cabello oscuro usando un vestido blanco, una capa de piel de leopardo sobre los hombros, una expresión fría, y su cetro con la flor de loto.

Las diferencias en sus descripciones físicas, podrían atribuirse al hecho de que, como una diosa, tiene la capacidad de asumir cualquier aspecto que ella desee. Sin embargo, en todas sus descripciones Hera es extremadamente intimidante, con ojos vidriosos brillando "con poder" y su desprecio "peor que el de una empusa."

Habilidades

Hera es una diosa sumamente poderosa, y si bien toda la extensión de sus poderes es desconocida, en Percy Jackson's Greek Gods se le describe como más poderosa que sus hermanas Hestia y Deméter.

  • Destreza en batalla: Hera participó de manera entusiasta y valiente en la Primera Guerra Olímpica, y se presume que tiene buenas habilidades de combate.
  • Aeroquinesis: Como esposa de Zeus, tiene cierto poder sobre el viento, y puede montar y viajar sobre las nubes.
  • Geoquinesis (limitado): En Percy Jackson's Greek Gods, Hera indujo todas las "tierras arraigadas" para negar refugio a Leto, y amenazó con maldecirlas por siempre si le desobedecían.
  • Familia: Como diosa del hogar y la familia, todo lo relacionado con las cosas domésticas y familiares están bajo su jurisdicción. De hecho, Quirón afirmó que ella era el "pegamento" que mantenía unidos a los dioses, y que su ausencia podría desentrañar la estabilidad del Olimpo, e incluso hacer temblar los cimientos del mundo mismo.
    • Tal como se muestra en La Batalla del Laberinto, Hera fue capaz de ordenar y limpiar las cosas como una madre, con sólo un movimiento de su dedo.
  • Control de los animales: Hera parece tener cierto nivel de control sobre los animales, sobre todo en la vaca y el pavo real, sus animales sagrados. Cuando Annabeth la "ofendió", Hera se vengó enviando un rebaño de vacas detrás de ella, lo que la hacía estar constantemente alerta por donde caminaba, porque había estiércol por todas partes.
  • Premonición: Hera posee poderes psíquicos, y es capaz de mantener una comunicación a través de sueños y visiones, e incluso una vez poseyó a Rachel para instar a Piper a rescatarla.
  • Cambio de forma: Hera es muy hábil en cambiar de forma, a pesar de que casi nunca la utiliza. Se ha transformado en un águila y en un murciélago.

Símbolos

Algunos de los símbolos de Hera son:

  • El pavo real
  • La vaca
  • La Granada
  • Cetro de Lotus (símbolo)
  • La Diadema

Trivia

  • Su nombre es un anagrama del nombre de su madre, Rea.
  • Hera es descrita como la diosa más hermosa del Olimpo, al igual que su madre fue la más hermosa de las titánides.
  • Según lo revelado en Percy Jackson's Greek Gods, Océano y Tetis criaron a Hera durante algunos años, y la ayudaron a controlar su temperamento feroz, posiblemente heredado de su padre, Cronos, quien era bien conocido por su temperamento. Aunque Cronos intentó controlarlo al casarse con Rea.
  • Una vez, Leo confundió a Gaia con Hera, pero Gaia simplemente le dijo que era un "aire de familia", lo que podría indicar que ambas tienen un parecido.
  • Se dijo que Zeus le fue completamente leal por 300 años después de su boda.
  • Se reveló que una de las pocas cosas a las que Zeus le teme es a la rabia de Hera.
  • Después de haber iniciado un motín en contra de Zeus, este la encadenó como castigo encima del vacío del Caos. Sin embargo, más tarde fue rescatada por su hijo Hefesto.
  • Quirón se refiere a Hera como el "pegamento" que mantiene unidos a los dioses.
  • Hera mencionó que a pesar de las numerosas infielidades de su marido, ellos siempre se reconciliaban debido a la terapia de pareja.
  • En Percy Jackson's Greek Gods, a través de un método desconocido, Hera concebió a Hefesto por ella misma, lo que podría explicar su deformidad al nacer.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.