Fandom

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo

Atenea

932páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir
En una ocasión te advertí, Percy Jackson, que salvar a un amigo destruiría el mundo. Tal vez me equivoqué. Pareces haber salvado a ambos, a tus amigos y al mundo.

–Atenea a Percy, en El último héroe del Olimpo.

Atenea es la diosa griega de la sabiduría, la estrategia, la artesanía y la batalla, hija de Zeus y Metis. Su contraparte romana es Minerva, mientras que su animal sagrado es la lechuza y la serpiente, y su planta el olivo. Es interpretada por Melina Kanakaredes en la adaptación cinematográfica de El ladrón del rayo.

Historia

Nacimiento

Atenea es hija del dios Zeus y la titánide Metis. Cuando Metis estaba embarazada de su hija, Zeus se enteró de que su próximo hijo con Metis, un varón, estaba destinado a ser más grande que él. Al igual que su padre y abuelo, Zeus trató de evitar ese destino y rápidamente procedió a tragarse a Metis entera, junto con su hija aún por nacer. Al ser inmortal, Metis no murió, y dio a luz a Atenea en el estómago de Zeus. Con el tiempo, Metis se desvaneció en pensamientos puros y se convirtió en una pequeña y molesta voz en la mente de Zeus. Atenea, por su parte, creció dentro del cuerpo de su padre, de la misma manera que los olímpicos lo hicieron en el estómago de Cronos. Cuando creció, Atenea comenzó a buscar una manera de salir y después de pensarlo, decidió disolverse en pensamientos -un truco que le enseño su madre-, y viajó hacía el cerebro de Zeus, lugar donde se reformó. Allí, comenzó a patear y a gritar dentro de su cráneo, haciendo todo el ruido posible. Todo el ruido le provocó a Zeus un terrible dolor de cabeza y el dolor se volvió tan insoportable que Zeus finalmente accedió a que Hefesto le abriera la cabeza para ver que ocurría. Cuando Hefesto le hizó a Zeus un agujero en medio de los ojos, Atenea salió por la abertura y creció hasta convertirse en una diosa adulta vestida con una armadura de batalla, un casco, y sosteniendo una lanza y un escudo. Los dioses presentes quedaron atónicos; Deméter se desmayó, mientras que Hera se escandalizó ya que a su marido le había salido una hija de la cabeza, y era obvio que no era también hija suya. A pesar del recelo inicial de los otros dioses, Zeus insistió en que Atenea fuera bienvenida entre ellos.

Amistad con Palas

Athena Pallas.jpg

Atenea y Palas luchando.

Cuando Atenea era joven y poco después de haber salido de la cabeza de Zeus, su padre la envió a vivir con las ninfas del Lago Tritonis en Libia, en el norte de la costa Africana, para que aprendiera cosas sobre el mundo exterior, debido a que había pasado toda su vida dentro de su cabeza, y también para darles algo de tiempo a los demás dioses a acostumbrarse a ella. Atenea aceptó a regañadientes, pero luego descubrió que tal como había dicho Zeus, el lugar era increíble y las ninfas eran excelentes luchadoras y atletas. Allí, Atenea aprendió a luchar y se convirtió en la mejor amiga de la ninfa Palas. Palas era la única ninfa que podía retarla a un combate a mano a mano y ambas compartían su gusto en armaduras y armas, su sentido del humor, e incluso terminaban la frase de la otra. Un día, Atenea y Palas estaban práticando cerca del lago cuando Zeus decidió mirar desde el cielo para ver como le iban las cosas a Atenea. Atenea y Palas luchaban con tal intesidad y velocidad que Zeus creyó que era una pelea verdadera y que su hija estaba a punto de ser asesinada (a pesar de que era inmortal y no podía morir), y cómo el padre sobreprotector que era, Zeus entró en pánico y decidió intervenir.

Apareció en el cielo justo detrás de Atenea y levantó su escudo, la Égida, provocando que Palas se sobresaltase y no pudiera dejar de mirarlo. Justo en ese momento, Atenea contraatacó y le clavó su jabalina en el estómago. Atenea había esperado que Palas la esquivara sin problemas, pero Palas estaba distraída mirando el escudo de Zeus. Palas se derrumbó al suelo y murió. Atenea, horrorizada, se desesperó, y agarró el cuerpo sin vida de su amiga mientras vio a Zeus en el cielo. Atenea le gritó a su padre por que lo había hecho, mientras que Zeus huyó de nuevo al Olimpo cuando se dio cuenta de lo que hizo. El cuerpo de Palas se disolvió y volvió a las aguas del río Tritonis, lo que ocurría con las ninfas del agua. Sin embargo, Atenea decidió honrarla con un monumento sagrado, y construyó una estatua de madera de Palas para luego pintarla con tal habilidad que parecía que estaba casi viva. Atenea también corto una pequeña parte de su manto Égida, y lo envolvió en los hombros de la répica de Palas. La estatua se convirtió en un artefacto importante, y con el tiempo terminó en la ciudad de Troya, ubicada en un santuario especial llamado Paladio, que significa "lugar de Palas." Debido a que la estatua de Palas era muy parecida a Atenea, las personas comenzaron a llamar a la diosa "Palas Atenea." A Atenea no le molestó, debido a que al tomar el nombre de su amiga mantenía su memoria viva.

Rivalidad con Poseidón

Poseidon.jpg

Poseidón.

La rivalidad entre Atenea y Poseidón comenzó cuando ambos quisieron ser los patrones de la ciudad de Atenas. Para resolver el asunto de manera pacífica, Atenea propuso realizar un concurso: ambos crearían un regalo para la ciudad, y los ancianos decidirían cual de ellos era el mejor. El ganador sería el patrón de la ciudad, mientras que el perdedor aceptaría la decisión de los ancianos, y no tomaría represalía. A pesar de que Poseidón tenía grandes deseos de lanzar a Atenea hacía el océano, aceptó, y cómo regalo para la ciudad creó a los caballos. Por su parte, Atenea creó el árbol de oliva, una planta que les permitiría a los ciudadanos de la ciudad exportar olivas al mundo y eventualmente se volverían ricos, y serían la ciudad más importante de Grecia. Los mortales eligieron a Atenea, y eventualmente la ciudad se llamaría "Atenas", nombre derivado de Atenea. Pero Poseidón se enfadó y olvidó su promesa de no tomar venganza, y casi destruyó gran parte de la ciudad con un terremoto, hasta que finalmente los atenienses aceptaron construir un templo en la acrópolis en honor de ambos.

En otra ocasión, Atenea transformó a Coronis, una bella y joven princesa a la que Poseidón estaba tratando de seducir en un cuervo, cuando está le imploró ayuda mientras Poseidón la perseguía. Eventualmente, Poseidón se enteró que había sido Atenea, y ansiaba venganza. Llevó a Medusa, su nueva amante, al templo de Atenea, donde ambos tuvieron relaciones al pie de su estatua. Furiosa con Poseidón y Medusa por hacer ese tipo de actos repugnantes en su templo, Atenea convirtió a Medusa en una horrible criatura con serpientes en su cabello, y con el poder de convertir a cualquier persona que la mirase a los ojos en piedra. Medusa terminaría por vivir en una cueva aislada, donde pronto fue acompañada por sus hermanas Euríale y Esteno, para cuidar de ella. La rivalidad existentes entre ambos también parece ser la base de su aversión general hacía Percy Jackson, hijo de Poseidón. La rivalidad de sus padres no parece afectar a Percy y ni a su hija Annabeth, sin embargo Atenea le dijo a Percy que no aprobaba su relación, y en varios ocasiones le dijo que se mantuviera alejado de su hija. Aunque al final, Atenea parece ser indiferente con Percy, y no trata de matarlo.

Castigo de Aracne

Aracne.jpeg

Aracne, la primera araña.

La mortal Aracne alardeó que era incluso mejor tejedora que la diosa Atenea,  y la desafió a un concurso. Atenea se disfrazó como una anciana, y trató de advertirle a Aracne que sería una locura desafiar a una diosa, y que en su lugar debería agradecerle por sus habilidades para tejer, ya que Atenea era la diosa de las artesanías. Pero Aracne replicó que ninguna diosa le había dado sus habilidades, sino que las había aprendido sola. Enfurecida, Atenea reveló su verdadera forma, y aceptó el reto de Aracne. Cada una tejió un tapiz. El tapiz de Atenea mostraba a los los dioses en su gloria, mientras que el Aracne mostraba a los dioses haciendo el ridículo. Atenea se enfureció enormemente por ese insulto deliberado a los dioses, destruyó el tapiz y se declaró como la ganadora. Luego la diosa comenzó a golpear a Aracne con su cetro, y todos los presentes comenzaron a reírse. Avergonzada, Aracne intentó quitarse la vida, pero Atenea, quien no soportaba a los débiles, la convirtió en una araña para que viviera y tejiera para siempre. Los hijos de Aracne, las arañas, odiaban a Atenea y viceversa, y también a los humanos, porque Aracne jamás olvidó la verguenza e ira cuando fue ridiculizada por estos.

Relación con Hefesto

Hefesto se había enamorado de Atenea desde que salió de la cabeza de Zeus, pero Atenea odiaba el romance y no quería casarse, incluso si Hefesto hubiera sido apuesto, ella lo habría rechazado de todos modos, pero Hefesto era definitivamente feo. Hefesto había tratado de coquetear con ella a su manera, pero Atenea huyó. Hefesto la siguió, hasta que algún tiempo después el pobre se encontró sudando como un loco debido a que no le era fácil moverse con sus piernas lisiadas. Envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Atenea, y enterró la cara en su falda sollozando, y sin querer mancho su pierna con sus mocos. Atenea, asqueada, lo empujó y agarró lo más cercano que tenía para limpiarse -quizás un pañuelo o una servilleta- y luego lo lanzó del Olimpo, y cayó a la tierra. Debido a que el pañuelo tenía la esencia de ambos dioses, al caer a la tierra, y de alguna forma, se convirtió en un bebé mortal.

Desde el Olimpo, Atenea oyó los llantos del bebé, y trató de ignorarlo, pero para su sorpresa su instinto maternal le ganó. Voló a la tierra y recogió al bebé, donde se dio cuenta de cómo había nacido, y aunque todavía estaba completamente disgutada, no podía culpar al bebé. Decidió llamarlo Erictonio, y debido a que tecnicamente era su hijo, decidió criarlo, pero primero debía de hacerlo inmortal. Atenea colocó a su bebé dentro de una caja de madera, y luego creó a una serpiente para también ponerla en la caja, de esa manera al pasar unos días la serpiente mejoraría su cualidades divinas y se convertiría en un dios. Atenea llevó la caja a Atenas, su lugar más sagrado, y entregó la caja al cuidado de las hijas del rey Cécrope, el primer rey de la ciudad. Atenea les ordenó que no la abrieran, y las princesas lo prometieron, pero aún así no pudieron resistirse al impulso cuando oyeron a un bebé llorar, y creyeron que estaba en problemas. Cuando la abrieron, se asustaron tanto por alguna razón, que se volvieron literalmente locas. Tiraron la caja, y se lanzaron por los acantilados de la acrópolis. En cuanto al bebé, estuvo bien, pero el hechizo se rompió antes de convertirse en inmortal. Cuando Atenea regresó a buscarlo, se enfureció por lo ocurrido, pero al no poder castigar a las princesas debido a que ya estaban muertas, decidió castigar a su padre, el rey Cécrope. Una vez que Erictonio hubo crecido, echó a Cécrope, y se hizó cargo del reino de Atenas.

Competencia con Afrodita

Una vez, Afrodita tuvo celos de Atenea porque todos alababan sus habilidades de tejeduría. Afrodita no soportaba cuando la atención no estaba posada sobre ella, por lo que le dijo a Atenea que la tejeduría no era nada y que ella podría hacerlo si quisiera. Atenea se lo tomó como un reto, y Afrodita aceptó. Pero Afrodita no sabía absolutamente nada sobre tejer, y nunca había hecho nada con sus manos excepto que crear problemas. Mientras que Atenea tejió un hermoso tapiz, de alguna forma Afrodita se las arregló para quedar atrapada entre los hilos de la máquina de tejer, y tuvo que ser sacada de allí por su marido, Hefesto.

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo

El mar de los monstruos

Atenea es vista cuando Annabeth escuchó la canción de las sirenas, y estas les mostraron lo que más deseaba. Annabeth vio a Luke, a su padre Frederick y a su madre sentados en un picnic en la ciudad de Manhattan rediseñada por la misma Annabeth. Atenea estaba vestida con pantalones de senderismo, un par de botas y ropa casual.

La maldición del titán

Atenea se disfrazó como una guardaparques en la Presa Hoover, y aconsejó a Percy sobre la mejor forma de escapar, a pesar de sus dudas sobre él. Durante el solsticio de invierno, Atenea, junto con Ares y Dioniso (a medias), no levantaron la mano para defenderlo, pero la mayoría de los dioses votaron por no matarlo. Más tarde, le dijo a Percy no la juzgara con demasiada dureza, ya que ese sería un gran riesgo a tomar, y le advirtió que su defecto fatídico, la lealtad personal, era peligroso. Percy inicialmente se indignó por la idea de que su deseo de ayudar a los que amaba podría considerarse un defecto, pero Atenea le explicó que los defectos más peligrosos eran aquellos que tenían buenas intenciones, y que siendo un héroe de una profecía, su falla podría causar la destrucción del mundo entero. Percy quizo discutir con la diosa, pero se quedó sin palabras, pensando que era "malditamente inteligente." Percy también se hizo una nota mental de no tener a Atenea como enemiga, ya que era muy inteligente y no cometería un error o actuaría precipitadamente, sino que sólo seguiría la caza. Atenea luego se retiró después de advertirle que no aprobaba su relación con su hija, Annabeth.

El último héroe del Olimpo

Atenea y los demás dioses abandonaron el Olimpo para pelear contra el gigante Tifón (su mayor enemigo), dejando únicamente a sus hijos semidioses y algunos dioses menores para defender sus tronos. Atenea convenció a Zeus de enviar a Hermes para advertirles que era una trampa, y brindarles información. A Annabeth le mandó el mensaje: "Activa plan Dédalo 23", mientras que a Percy: "Recuerda los ríos", y que también permaneciera lejos de su hija.

Posteriormente, Atenea nombró a Annabeth como la arquitecta del Olimpo para reconstruirlo después de la batalla, y alabó sus habilidades, estando muy orgullosa de su hija. También votó para recompensar a Percy con la inmortalidad, aunque luego se volvió a mirar a Annabeth, probablemente dandóse cuenta de su expresión afligida ante la idea de perder a Percy. Después de la reunión del consejo, Atenea habló en privado con Percy, diciendóle que podría haberse equivocado con respecto a él, y que logró salvar ambas cosas; a sus amigos y al mundo. Más tarde, Atenea le preguntó por qué renunció a la inmortalidad, y este le respondió que no podía abandonar a Annabeth, pero rápidamente añadió que tampoco podía abandonar a su amigo Grover. Antes de de desaparecer en una columna de humo, Atenea le aconsejó rápidamente que la "evitara."

Los héroes del Olimpo

La Marca de Atenea

Mientras volaba hacía el Campamento Júpiter al bordo del Argo II, Annabeth se puso nerviosa, y deseaba poder rezarle a su madre Atenea, pero eso era imposible. También mencionó haber tenido una reunión con su madre hacía aproximadamente un mes, y la describió como la peor reunión de su vida. Debido a que su contraparte romana, Minerva, era una doncella muy estricta, Reyna, Octavian, Término, y los otros romanos en Nueva Roma la miraron de forma escandalosa cuando dijo ser hija de Atenea.

En el camino hacía el campamento, Annabeth recordó su encuentro con Atenea, donde está creyó ver a su madre cerca de una tienda de Sweet on America, estudiando un mapa, y deseando que Odiseo estuviera allí para ayudarla. Annabeth trató de hablar con ella, pero al estar en su forma romana de Minerva no tenía ningún recuerdo de Annabeth ni que fuera su hija. La diosa afirmó que los romanos redujeron su importancia, y la reducieron a una diosa de las artesanías y la sabiduría, quitandóle su título como diosa de la guerra y sustituyéndola con otros dioses como Belona y Mitra, muy a su pesar. Annabeth replicó que Atenea no se trataba de venganza, pero Minerva sólo parecía tener ansias de venganza por la forma en que la deshonraron. Cuando Annabeth le pidió ayuda para localizar a Percy, esta le respondió que Percy se había aliado con los romanos, y que lo olvidará. Luego le entregó una moneda de plata, y le ordenó que la vengara y "siguiera la marca", antes de irse diciendo que necesitaba encontrar el camino a casa. En Charleston, Afrodita afirmó que Atenea, al igual que la mayoría de los dioses, se vio afectada por la división de los griegos y romanos, y que estos se debatían constantemente entre sus dos personalidades. Más tarde, en la guarida de Aracne, Annabeth vio que Aracne era mejor que Atenea en el tejido de tapices, y comenzó a dudar de la capacidad de su madre. Después de capturar a Aracne, Annabeth se regodeó de cómo la araña había hecho un gran servicio a Atenea protegiendo la Atenea Partenos, pero Aracne decidió destruir su guarida en lugar de ver Annabeth victoriosa.

La Casa de Hades

Atenea apareció en un sueño de Annabeth mientras esta estaba en el Tártaro con Percy, diciéndole que había hecho bien su búsqueda para recuperar la Atenea Partenos. Sin embargo, también le dijo que la estatua debía de ser devuelta por los romanos al Campamento Mestizo, con el fin de sellar la grieta entre los dos campamentos.

Crossovers

El Báculo de Serapis

Mientras se enfrentaba al dios Serapis, Annabeth descubrió que Atenea había quitado todos los libros de su mochila, y en su lugar había colocado ambrosía y su gorra  de los Yankess. Annabeth se sorprendió por el gesto, ya que su gorra no había funcionado desde su discusión con Minerva, y se dio cuenta de que si la propia Atenea se estaba involucrando en el asunto, Serapis debía ser verdaderamente una amenaza muy importante. Después de derrotar a Serapis con la ayuda de Sadie Kane, Annabeth interpretó el regreso de su gorra como un mensaje de que los días de Atenea para derrotar a un enemigo todavía no habían terminado, y ella la iba a necesitar en el futuro.

La Corona de Ptolomeo

Annabeth tiene un sueño donde su madre, Atenea, le informa que hay problemas en Manhattan. Annabeth, junto a Percy, toman un ferry hacía las Governors Island para descubrir el problema.

Personalidad

Atenea puede ser muy simpática y compasiva en comparación con otros dioses, aunque tiene un pensamiento muy disciplinado y estricto como la diosa de la sabiduria y la estrategia. Atenea es muy brillante, y siempre toma precauciones antes de actuar, por razones obvias. En La maldición del titán, Percy señaló que Atenea podría ser el peor enemigo que alguien podría tener, incluso entre todos los dioses, ya que nunca se rendiría o cometería un error, simplemente porque te odiaba. Ama a todos sus hijos semidioses, y parece ser una madre cariñosa. También es la única diosa conocida que sostiene a sus hijos al nacer. Atenea también suele ser amable con los demás semidioses. A menudo, ayuda a los héroes en sus misiones, incluso ayudó a Percy mientras este estaba en la Presa Hoover. A pesar de su buena personalidad, a veces puede llegar a ser fría y calculadora; votó a favor de matar a Percy, porque no quería arriesgarse a que seguiera con vida.

Atenea también es conocida por ser una diosa que nunca se da por vencida. En el libro, Atenea es vista como una diosa estricta y orgullosa, sin embargo en la película es menos estricta y no mostró ningún signo de que le digustara Poseidón o Percy. Incluso afirmó que "la guerra no es la respuesta". Esto es quizás un poco paradójico, ya que ella es la diosa de la estrategia. No obstante al ser la diosa de la estrategia, sabía que una guerra entre los dioses no era la respuesta ya que eso llevaría sacrificios innecesarios.

Apariencia

AthenaGG.jpg

Atenea, en Percy Jackson's Greek Gods.

Atenea es descrita como una diosa muy hermosa, con largo cabello negro y intensos ojos grises, como si estuviera pensado en un millón de cosas al mismo tiempo. En Percy Jackson's Greek Gods, Atenea es descrita usando una elegante túnica gris, armadura de batalla griega, y un casco de oro decorado con imágenes de grifos y esfinges. En La sangre del Olimpo, Atenea luce una armadura de oro imperial sobre una túnica blanca, blandiendo una lanza y sosteniendo su escudo de bronce Égida, con el temible rostro de Medusa sobre él.

Siendo una diosa, Atenea puede cambiar su apariencia a voluntad. En La maldición del titán, apareció bajo el disfraz de una guardaparques en la Presa Hoover, y fue descrita por Percy como muy hermosa y esbelta, con cabello negro y un par de ojos grises. Se dice que su hija Annabeth se parece mucho a ella (a pesar de su diferente color de cabello), y comparten los mismos ojos grises y la mirada fría. También se dice que Atenea es una de las diosas más bellas, ya que muchos dioses intentaron contejarla, pero ella utiliza sus poderes para hacerles cosas horribles si continúan intentandolo incluso despúes de su primera advertencia. Debido a esto, Atenea se lleva bien con Artemisa.

Minerva

Su contraparte romana es Minerva. A diferencia de los otros dioses, como Minerva, Atenea es menos belicosa y militarista, y en cambio es una diosa de las artesanías y la sabiduría. Minerva es una diosa virgen, a diferencia de Atenea, que es capaz de tener hijos por su cabeza, Minerva no tiene hijos. Minerva afirmó que los romanos redujeron su importancia, y la reducieron a una simple diosa de las artesanías y la sabiduría, quitandóle su título como diosa de la guerra y sustituyéndola con otros dioses como Belona y Mitra, muy a su pesar.

Habilidades

Como hija de Zeus, Atenea es una diosa muy poderosa. Entre sus habilidades se encuentran:

  • Destreza en batalla: Como diosa de la batalla, Atenea es un gran guerrera, y un maestra en todos los tipos de pelea, incluso el combate cuerpo a cuerpo, pero con frecuencia utiliza su sabiduría para vencer a sus oponentes en lugar de la fuerza bruta. Durante la primera guerra contra los Gigantes, fue capaz de derrotar a Encélado lanzando fuego a su boca con la ayuda de Hércules.
  • Sabiduría: Como diosa de la sabiduría, Atenea es muy sabia, inteligente y bien informada, y constantemente tiene brillantes estrategias. Sin embargo, tiende a medir las probabilidades sin tener sus propios u otros sentimientos en cuenta, lo que llevo a su voto para matar a Percy en La maldición del titán. Debido a su sabiduría, Zeus le confió revisar a los titanes en el Tártaro.
  • Estrategia: Como diosa de la estrategia, Atenea es un estratega muy hábil (incluso mayor que Ares), ya que a diferencia de él, Atenea sólo utiliza la violencia como último recurso después de pensar las cosas y de planificar un plan.
  • Artesanía: Como diosa de las artesanías, Atenea es una artesana muy hábil y calificada. Sin embargo, es mejor conocida por sus habilidades con el tejido.
  • Telumquinesis: Como diosa de la batalla, Atenea tiene cierto control sobre cualquier arma, al igual que Ares.
  • Cambiar de forma: Atenea puede transformarse en una lechuza tal como lo hizo en El último héroe del Olimpo, aunque no se sabe si también puede convertirse en otros animales. También apareció disfrazada como una guía de turistas en la Presa Hoover. En Percy Jackson's Greek Gods, Atenea se transformó en pensamientos puror -un truco que aprendió de su madre Metis- y fue capaz de utilizar esta capacidad para viajar del estómago de Zeus a su cabeza.
  • Atenea fue capaz de teletransportar los libros de Annabeth de su mochila, y reemplazarlos con su gorra de los Yankees y un cuadrado de ambrosía.

Atributos

Sus atributos son el árbol de oliva, la lanza, la lechuza y la serpiente. Atenea también es la patrona de la ciudad de Atenas, que fue nombrada después de ella. Según lo revelado Percy Jackson's Greek Gods, Atenea generalmente es conocida como "Palas Atenea", en honor de Palas, una amiga suya muy querida. Su mayor estatua (y la estatua griega más famosa de todos los tiempos) es la Atenea Partenos, que inicialmente se encontraba en el centro del Partenón ateniense, cubierta de marfil y oro. Sin embargo, cuando Atenas fue conquistada por los romanos, estos la robaron, por lo que Atenea ya no podía ser un símbolo del poder militar griego.

Familia

A pesar de ser una diosa virgen, Atenea puede concebir hijos uniendo sus pensamientos con los de sus amantes. Se cree que esta capacidad pudo ser influenciada por el hecho de que ella misma salió del cerebro de Zeus.

Hijos

Pareja Hijos
Desconocido Malcolm
Jean Bartholdi Frédéric Bartholdi
Frederick Chase Annabeth Chase
Hefesto Erictonio
Metión Dédalo, Eupalamo, Sición
Augustine Washington George Washington

Regalos

Atenea ha demostrado ser la diosa más involucrada en la vida de sus hijos, protegiéndolos en secreto de los monstruos, tal como cuando Annabeth escapó de su hogar, y ella la protegió hasta que Annabeth conoció a Thalia y Luke. A varios de sus hijos les ha dado regalos:

  • A Annabeth le regaló una gorra de invisibilidad (una gorra de los Yankees), a pesar de que perdió su poder en La Marca de Atenea cuando ambas discutieron. Más tarde, la gorra recuperó su magia.
  • Le dio a Dédalo y Perdix su bendición de sabiduría.
  • A pesar de no estar relacionadas, Atenea quedó tan impresionada por Reyna que le otorgó una parte de la Égida para ayudarla en la batalla contra Orión, y se dice que también le ha prestado a Reyna sus fuerzas junto con Belona, a pesar de que esta última no apareció en persona.

Películas

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo

Atenea.jpg

Melina Kanakaredes como Atenea.

Atenea es interpretada por la actriz Melina Kanakaredes. En el libro, Atenea es vista como una diosa estricta y orgullosa, sin embargo en la película es menos estricta y no mostró ningún signo de que le digustara Poseidón o Percy. Incluso afirmó que "la guerra no es la respuesta". Esto es quizás un poco paradójico, ya que ella es la diosa de la estrategia. No obstante al ser la diosa de la estrategia, sabía que una guerra entre los dioses no era la respuesta ya que eso llevaría sacrificios innecesarios. Annabeth también mencionó que su madre siempre había estado hablando con ella telepáticamente para ayudarla o aconsejarla, similar a cómo Poseidon hablaba con Percy, diciendo que a pesar de que no la había visto, todavía se sentía cerca de su madre.

Trivia

  • Palas, uno de los asteroides más grandes del cinturón de asteroides, lleva el nombre de Palas Atenea, uno de los nombres alternativos de Atenea.
  • Su color de cabello era negro en La maldición del titán, mientras que era rubia en El mar de los monstruos.
  • Atenea, junto con Artemisa, son las únicas diosas vírgenes, pero Atenea es la única que tiene hijos.
  • Le disgusta la relación de Percy y Annabeth debido a su rivalidad con Poseidón.
  • Su hijo, Frédéric Bartholdi, diseñó la Estatua de la Libertad como una representación de su madre, Atenea.
  • En la mitología griega, la diosa nunca tuvo hijos con la excepción de Erictonio, que al igual que los otros hijos de Atenea, no nació en el sentido tradicional.
  • Al igual que Afrodita, su capacidad para cambiar de forma se ha enfatizado más que los otros dioses.
  • Atenea es descrita con ojos grises.

Galería

Dioses
Palacio de los Dioses.JPG
Los tres Grandes:
Zeus | Poseidón | Hades
Dioses Olimpicos:
Zeus | Hera | Poseidón | Hades | Deméter | Hestia |
Atenea | Ares | Hefesto | Afrodita | Artemisa | Apolo | Hermes | Dionisio
Dioses Menores:
Hércules | Hebe | Pan | Anfítrite | Circe | Iris | Jano (Traidor) | Morfeo (Traidor) | Hécate (Traidora) | Tritón | Calipso | Perséfone
Hijos de Zeus
Zeus.jpg
Padre:
Zeus
Dioses:
Apolo | Artemisa | Ares | Atenea | Afrodita | Dionisio | Hermes | Hefesto | Perséfone
Semidióses:
Perseo | Hércules | Thalia Grace | Jason Grace | Minos | Helena
fr:Athéna

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar